jueves, 10 de noviembre de 2011

Lobos con piel de oveja (Sobre La deuda—Al filo de la mentira--)

Por  Jaime Perales Contreras
El doctor Joseph Mengele, el conocido criminal nazi, apodado El ángel de la muerte, oculto por muchos años en Sudamérica,   ha inspirado, por lo menos, tres filmes de acción memorables: Maratón de la muerte, Los niños del Brasil y ahora, recientemente, The Debt (La Deuda), --traducida como Al filo de la mentira--, dirigida por John Madden..  
La deuda cuenta la historia de tres jóvenes agentes del Mossad, Rachel (Jessica Chastain), David (Sam Worthington) y Stephan (Marton Csokas) que, en 1965, tienen como misión capturar vivo en Berlin Oriental, al doctor Dieter Vogel (Jesper Christensen), mejor conocido como el cirujano de Birkenau, y llevarlo a Israel para que sea juzgado por sus crímenes contra la humanidad..  
La historia de esta misión presenta dos planos: El pasado y un presente que ocurre treinta años después. Los personajes de este presente son caracterizados por Helen Mirren como Rachel, Ciaran Hinds como David y Tom Wilkinson como Stephan.
La misión, como es de esperarse, no tiene éxito y el título del filme es precisamente la clave para que uno de los agentes regrese a pagar una deuda no saldada con la historia.
Las dos figuras de la vida real que inspiraron el filme, como ya se mencionó, es Mengele y, muy probablemete, la vida del famoso cazador de nazis, Simon Wiesenthal, quien se dice que Mirren estudió su biografía con cuidado para poder ambientar su personaje en el tema del holocausto.  
Hay tres actuaciones importantes en la película. Se le ha comparado a Jessica Chastain con Boticceli y a su alter maduro Helen Mirren, como Renoir. Sin embargo, la mejor actuación es la de Picasso, el villano Vogel, quien, prisionero de los tres jóvenes, lo único que le queda, como defensa, es su larga y venenosa lengua. En una escena, le grita, casi le escupe a Rachel: Ustedes, los judíos jamás han aprendido a matar, sólo han aprendido a morir (You Jews, you don’t know how to kill. You only know how to die).
La actuación de Christensen, no sólo es la de un villano destacado, sino que, al estar preso, su intimidación  sobre Jessica Chastain, recuerda, en ocasiones, a Anthony Hopkins, el Anibal Lécter, de El silencio de los inocentes, pero, más que eso, su atavío de oveja, oculto, disfrazado como ginecólogo, en Berlín Oriental, nos hace pensar en lo que Baudelaire escribió, en uno de sus ensayos, sobre el diablo, quien afirmaba que es sumamente astuto, porque nos convence de su inexistencia.
La encarnación de Christensen del maligno doctor Vogel, hace pensar, definitivamente, en la existencia del diablo.
El filme La deuda, está basado en la película israelí del mismo nombre, realizada en el año 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada