viernes, 4 de febrero de 2011

El avispón verde. Una reseña


Por Jaime Perales Contreras


Recientemente se estrenó El avispón verde. El cruzado de nombre Britt Reed, director del periódico El centinela, y su valet coreano, experto en artes marciales, llamado Kato le proporcionan un especial sabor nostálgico a la última generación de baby boomers norteamericanos que recuerdan con cariño el serial de los sesenta que lanzó al estrellato al actor Bruce Lee. Por ello, la idea hacer un filme basado en este personaje parecía una buena y, sobre todo, lucrativa idea.

Es impresionante enterarse que el proyecto duró más de veinte años para que se cristalizara y que se incluyeran nombres como George Cloney, Mark Walberg, Greg Kanner, Jason Scott Lee, y Jet-Li, entre la lista de varios de los candidatos a protagonizar a este Don Quijote y Sancho Panza de la época moderna.

El proyecto se consolidó hasta julio del 2007, cuando se contrató al comediante Seth Rogen para que fuera el actor protagónico, el guionista y el productor ejecutivo del filme. Rogen, aunque en esas fechas no había escrito el guión, anticipó que tendría el tono de comedia y acción de las películas Arma letal y 48 horas.

La película, a pesar de las grandes expectativas y el tiempo invertido para su gestación, es bastante mala. Es verdad, es una versión menos oscura de lo que era el serial de los sesenta. Sin embargo, la película ni es lo suficientemente graciosa, ni tampoco el desarrollo del filme presenta el interés suficiente de una película de acción.

El filme es un amasijo de chistes aislados. Poquísimos de ellos son buenos. Especialmente dos son brillantes, (el gag del uso de la pistola de gas) pero fuera de esos dos, la película se vuelve tediosa. Seth Rogen se ve como un pez fuera del agua con su caracterización de Britt Reed. Por su parte, el cantante y actor Jay Chou, se desempeña mejor en la película como Kato. Cuando Chou viste el conocido disfraz de chofer, luce sorprendentemente similar a Bruce Lee. Sin embargo, en las escenas de pelea, Chou, o la persona que lo dobla, no llenan los zapatos de la estrella de artes marciales. Ninguna de las escenas es creíble. Las espectaculares coreografías que Bruce Lee montaba en la serie y en sus películas se suplen en esta película con tecnología digital ¿Si hay tantos actores y actrices expertos en artes marciales porque hacer algo generado en computadora? ¿Qué es lo que se intentaba hacer? ¿Reinventar el personaje? De hecho, si la idea era rehacer ciertos elementos de El avispón verde, ¿por qué no haber tomado la idea de uno de los guiones iniciales, que tenía en mente transformar a Kato en una bella y escultural mujer? --Algo que de hecho se hizo en dos de las novelas gráficas - La idea hubiera sido más atractiva para esta película, dado que ahora, con actrices como Maggie Q o Gong-Li, que saben actuar y que a su vez, son expertas en artes marciales, le hubiera dado un tono más interesante y creativo.
El talento del antagonista de la película, Christoph Waltz, también es completamente desperdiciado. Su personaje, Benjamín Chudnofsky, al igual que Rogen, se queda a la mitad. El resultado es una caricatura predecible de un villano de película que abunda en cualquier película barata tipo B. No sorprende ver porque Nicolas Cage, que fue la primera opción, rechazara el papel de villano al leer el mediocre guión escrito por Rogen y por Evan Goldberg. Al villano le faltaba desarrollo, según Cage y eso se da uno cuenta cuando se ve actuar a Waltz.

La banda sonora que se utiliza, tampoco es convincente. Es una pena, dado que fue hecha por James Newton Howard (colaborador del talentoso Hans Zimmer). El director italiano Sergio Leone mencionaba en alguna ocasión que una película puede pasar de mediocre a buena y de buena a excepcional por la banda original. ¿Qué se puede decir de El graduado, o de El último tango en París o de El bueno el malo y el feo, del propio Leone? El éxito de ellas se debe en mucho a la música de fondo lo que las hace memorables La adaptación de El vuelo del abejorro, en trompeta, hecha por Al Hirt, define a El avispón verde, como La obertura de Guillermo Tell en El llanero solitario, o la inconfundible música hecha por Lalo Schfrin para Misión Imposible. El tema de Hirt se toca muy de pasada, hasta el final del filme, y eso hace que la película también pierda tono ¿Por qué Newton Howard no hizo lo que Danny Elfman con el filme de Misión imposible, que dejó como tema principal la obertura en jazz de Lalo Schifrin y agregó simplemente musica adicional? Misterio.

Lo triste del guión de Rogen y Goldberg es que se observa que hubo investigación histórica sobre el personaje y que muy probablemente hubo un esfuerzo capital para hacer una película memorable. En el vestuario se observa que no sólo es un homenaje al programa de televisión de los sesenta sino a los dos seriales de la década de los cuarenta. Vemos a El avispón verde y a Kato, en sus disfraces iniciales, que toman elementos de los disfraces de los protagonistas de los seriales. También, en el guión, se encuentra la rivalidad que empezó a haber entre Van Williams y Bruce Lee. Según se cuenta, Van Williams se sentia opacado ante las habilidades en artes marciales e histriónicas de Bruce Lee. También, Lee se quejaba constantemente que Kato era un personaje demasiado sumiso—algo contrario a la personalidad de Bruce Lee-- y eso no contribuía a una imagen positiva para la comunidad asiática. Además, Lee siempre afirmó que el éxito de la serie se debía fundamentalmente a él. Todo esto colaboró como elemento adicional a que la cadena ABC decidiera clausurar la serie rápidamente. La solución salomónica fue que tanto Van Williams como Bruce Lee fueron democráticamente corridos al cancelarse la serie y con ello se acabó la rivalidad.

La rivalidad, ficticia o real entre Williams y Lee, se mostró en el filme parcialmente biográfico de Bruce Lee titulado, Dragon: The Bruce Lee Story (1993). Este tema es aprovechado en el filme cuando Rogen y Chou se pelean a puñetazos y en el que Chou le reclama a Rogen su ego enfermizo, afirmando que Kato es la persona que lleva la batuta en esta particular asociación anticrimen.

Realmente la actuación de todos los actores es tan mala, que solamente se salva un personaje femenino en la película. Y no es Cameron Díaz, que también no hace un papel muy convincente, sino el auto del Avispón verde, llamada La belleza negra. ¡Así de mala es la actuación combinado con el guión de la película!

La película fue un éxito de taquilla Es verdad. Sin embargo, la razón, muy probablemente sea por las grandes expectativas que generó, por el tiempo en que tardó en cristalizarse el proyecto, porque no había habido una película de gran presupuesto que se hubiese ocupado del personaje y por la obvia campaña millonaria de relaciones públicas. Sin embargo, el filme es olvidable; la modesta serie de los sesenta la supera en mucho.

Como elemento anecdótico final, como se mencionó anteriormente, hubo un programa de radio en la década de los treinta titulado El avispón verde y dos seriales en los cuarenta. Uno de ellos tuvo el papel de Kato a Keye Luke, quien más tarde sería conocido como el maestro ciego Po, en la serie Kung-Fu (1973). Asimismo, el autor de El avispón verde fue Fran Striker, quien junto con George W. Trendle, crearon ni más ni menos que a otro famoso enmascarado. Britt Reed, alias El avispón verde, en el mundo de la fantasía, es bisnieto, ni más ni menos, que de John Reed, el incorruptible Texas Ranger, mejor conocido como El llanero solitario. ¡Hi-Yo Silver!

1 comentario:

  1. Mucho se habló de este estreno pues hacer una adaptación de la serie televisiva no era fácil, los fanáticos la esperaban con ansias, para algunos fue acertada y para otros no tanto. En The Green Hornet desde mi punto de vista creo que se logró hacer un trabajo estupendo en cuanto a lo visual pues las escenas bien logradas y los personajes bien hechos se notan y hacen que se disfrute este film.

    ResponderEliminar