martes, 6 de septiembre de 2011

Los últimos editores jóvenes hablan sobre revistas culturales culturales




Esta es la última serie de conversaciones con los editores jóvenes que estuvieron presentes en el El Primer Encuentro de Revistas Culturales  organizado por   Miguel Ángel Quemain . Las conversaciones con los demás editores. Sus respuestas aparecen aquí. Las conversaciones con las editoras se pueden ver aquí



Carlos Vicente Castro . Director de la revista Metrópolis


No estuve presente en el encuentro más que los dos primeros días. En el primer día, dos ponencias me parecieron particularmente valiosas dada la experiencia de sus exponentes: José María Espinasa y Jorge Ruiz Dueñas. 

Se centraron en la labor editorial de Víctor Sandoval, y al mismo tiempo pusieron de relieve sus propias peripecias y perspectivas como editores y promotores culturales.
Los tópicos más importantes abordados en los dos primeros días, planeados o no, fueron la solvencia económica de las revistas, su creatividad y una recurrente perspectiva centralista de las instituciones de gobierno y editores del DF. Conté las veces que mencionaban la palabra “provincia”: 16 en tan solo dos días.

 En mi caso, consideré que la creatividad es hija de la necesidad, la generación de lectores o su permanencia, una idea aplicada a Metrópolis a lo largo de los años.
En general, mi percepción fue que se habló mucho y se dijo muy poco. No se llegó -–que yo sepa-- a ningún acuerdo interesante. Pero estar, expresarse y conocerse es un buen principio.


Julio César Félix Lerma. Director de la revista Acequias

En el pasado encuentro de revistas culturales, en la ciudad de Querétaro, se plantearon varios puntos en común y poco menos, ideas divergentes sobre la edición de este tipo de publicaciones periódicas: las que dependen de una institución para seguir imprimiéndola en papel, las que dependen del patrocinio de sus anunciantes y, las que tienen algún tipo de beca o estímulo para seguir trabajando. Me llamó la atención, para bien, la diversidad de las revistas participantes, y a pesar de que sé que es complicado me hubiera gustado ver a revistas como La humildad premiada, de la carrera de letras españolas de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), Estepa del Nazas, del patronato del teatro Isauro Martínez, de Torreón y donde dicho sea de paso han publicado, si no todos, el 90% de los autores laguneros (Comarca Lagunera de Coahuila y Durango); La casa del tiempo, Cultura de Veracruz, entre otras.
La revista Acequias que edito y dirijo en y desde la Universidad Iberoamericana Torreón se encuentra sin presupuesto para imprimirla en papel, por lo que tiene dos números, de 55 existentes, que ha salido únicamente en soporte digital. 
¿Qué usaré de las ideas vertidas en el encuentro para Acequias?
Las bondades de la alternativa del soporte electrónico, aprovechar los contactos para apoyarnos en la promoción de las revistas y sus contenidos.
Nosotros estamos armando el blog de Acequias para interactuar más con lectores y colaboradores (escritores, periodistas e ilustradores), así como vía twitter, queremos que en el mismo blog se pueda leer el número más reciente de la revista, así como entrar en comunicación con los  autores y editores; crear en el mismo espacio foros de discusión y promocionar también otras publicaciones culturales.
En este encuentro nos dimos cuenta que no estamos solos y me parece muy importante darle seguimiento a la creación de la Red de revistas culturales en México, así como al encuentro mismo de revistas y editores.
La revista diecisiete fue una gratísima sopresa, como conocer en físico las revistas ClarimondaRevésVa de nuez Los perros del alba.
La organización por parte del Instituto Queretano de Cultura fue muy eficiente e influyó para que las mesas, como la logística del evento en general, se llevara de la manera más fluida.
Quizás me hubiera gustado interactuar más con público queretano y con los mismos editores asistentes.
La trascendencia del encuentro radicaría en que continuemos con nuestro trabajo, llámese necio o heroico, y aprovecháramos esta Red para difundir a un mayor número de lectores nuestras publicaciones, sean éstas impresas en papel, en soporte digital o en ambas.
En mi ponencia traté sobre el estado actual de Acequias, que de ser una revista de 14 años de edad y 55 números ininterrumpidos. El pasado invierno le llegó el recorte presupuestal y apareció solo en línea y  nos vimos justo en el momento de echar mano de las bondades del soporte digital o virtual, aprovecharlo y seguir editando y promoviendo desde este Norte (Torreón, Coahuila) a autores locales, nacionales e internacionales. Nos interesa mucho ese diálogo.
También tenemos la alternativa de vender espacios publicitarios para financiarla.
Comentaba que lo virtual no ha desbancado al papel, pues ha habido colaboradores que no les da igual estar en uno u otro soporte, así que algunos mejor optan por publicar sólo en publicaciones que conservan las dos formas (la electrónica y el papel).
Acequias mantiene intercambio con varias publicaciones académicas y culturales del país y fuera de él. Nosotros hemos aprovechado las redes de distribución jesuitas para llegar a distintas latitudes del país y fuera de éste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada