martes, 4 de octubre de 2011

Información inestable. Ask Google


Por Luisa Reyes Retana

Existe un debate acerca de cuál es la edad exacta de Internet. La versión más aceptada—documentada en Wikipedia—, sostiene que la primera página web se publicó el 6 de agosto de 1991. Internet, con sus 20 años de existencia, ha transformado prácticamente todas las dinámicas de comunicación humana.
 
El trabajo de Emilio Chapela—artista mexicano de 33 años que vive entre Berlín y el Distrito Federal—se ha centrado en estudiar el protagonismo de Internet en el mundo contemporáneo y cómo su presencia modifica continuamente las estructuras a través de las cuáles funcionamos.
 
Por ejemplo, en Ask Google, el artista propone nuevas formas de escrutar el anonimato mediante interpelaciones al imaginario colectivo en Internet. Ask Google es una pieza que aprovecha la herramienta Google Suggestions para desmantelar un subnivel de información registral. La función de la herramienta consiste en completar nuestras palabras u oraciones con base en lo que los usuarios buscamos con mas frecuencia, revelando nuestras preferencias e inquietudes. Movido por la inusitada capacidad y alcance de este registro, Chapela recoge información que los usuarios generamos desde la comodidad del anonimato, para develar ángulos sociales y políticos. Las respuestas que Google ofrece son insólitas: “why are canadians so rude,” “why are mexicans so rude,” “why are artists so pretentious”, etc. Libre de valoraciones, el artista nos presenta sus hallazgos. La pieza sirve como evidencia de la curiosidad que nos provoca lo ajeno, y la animadversión entre los pueblos que ha caracterizado la historia de la humanidad.
 
GunShoeBottle de la serie Google Similars, son piezas cuya plasticidad produce un efecto hipnótico. Las animaciones presentan una serie de imágenes proyectadas a gran velocidad. El video es una especie de danza en la que los objetos crecen, mutan y cambian de color solamente para transformarse en sí mismos. Un soliloquio angustiante. Subyace una sensación de vacuidad. Un zapato, una botella y un arma de fuego se vuelven afines al grado en que son fácilmente intercambiables. En silencio, con frialdad y desapego, el artista les da indistintamente el mismo tratamiento. La distancia entre el artista y cualquiera de estas ‘cosas’, funciona como un neutralizador de sus hallazgos y propone que mas allá de su contenido, son solo imágenes obtenidas usando una herramienta electrónica. El consumo, la mediatización de la información y los facilitadores culturales a los que el mundo contemporáneo tiene acceso, han devorado la sustancia de cada cosa separada, dejando solo su imagen y la redención de una belleza incómoda propia de nuestro tiempo.
 
En ScriBill of Rights, Chapela reconstruye las  primeras 10 enmiendas redactadas por los padres de la Constitución de los Estados Unidos y ratificadas en el documento conocido como Bill of Rights. Estas enmiendas son consideradas por incontables académicos como las bases del constitucionalismo moderno y por el pueblo americano, como el acto fundacional de su existencia. El Bill of Rights, además de ser parte de la Constitución vigente de los Estados Unidos, es un texto con una carga histórica y política comparable con otros pocos. Esta obra representa una reescritura de ese texto a través de Internet. El escrito generado por la herramienta Google Scribes—que a su vez se nutre del inconsciente colectivo—, conserva el cascarón del documento original, pero pierde la carga abrumadora que se entiende inherente al texto y en su lugar, aparece un documento nuevo. En ScriBill of Rights, la primera enmienda propone que el Congreso no hará leyes en contra del derecho a elegir el color de nuestras paredes. Otra vez, el artista conduce la búsqueda y el sujeto colectivo aporta el contenido. La neutralidad es central en su visión artística.
 
La pieza Profile Pictures sugiere una reflexión de la vida social contemporánea a través de las redes sociales. La interacción entre personas en Internet ha ampliado el concepto de amistad para dar lugar a nuevas categorías. Tal es el caso de los ‘amigos de Facebook’. El plano en que se desarrollan estas amistades es una realidad paralela, regida por el diseño de una interfase que no sabe hacer juicios. En cambio, la interfase propone incontables recursos para conectar personas, agruparlas, crear espacios, conceptos, cultura, etc. La obra sugiere que la laxitud de los criterios—inducida por el diseño de la herramienta—con los que escogemos amigos de Facebook, nos permite sumarnos a redes de acuerdo a afinidades de todo tipo, llevando el concepto de ‘amistad’ a un plano distinto.
 
En la obra de Emilio Chapela, Internet participa como un registro gobernado por algoritmos inteligentes, pero paradójicamente, incapaces de discernir. La inhabilidad de Internet para atribuir valor a las cosas, discriminar lo verdadero de lo falso, lo propio de lo ajeno, son temas recurrentes en su trabajo. Para Chapela, la capacidad de Internet como sujeto colectivo encuentra sus límites donde hay lugar a ponderar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada