lunes, 29 de julio de 2013

La suerte de Daniel Burman


Por Lucía Camargo Rojas

 En La suerte en tus manos  (2012),  la última película del argentino Daniel Burman, Jorge Drexler representa de forma apropiada a Uriel, un hombre de 40 años, separado y con dos hijos que desea hacerse una vasectomía para eliminar la posibilidad de tener más descendientes. El mismo día de la operación se encuentra sorpresivamente con Gloria (Valeria Bertuccelli), una antigua novia universitaria que lo dejó porque él nunca hizo pública su relación. Las escenas mejor logradas del octavo largometraje de Burman se desarrollan en el consultorio del urólogo Weiss (Luis Brandoni), en donde Uriel habla sin pausa sobre sus relaciones con las mujeres, haciendo una clara parodia a lo que puede ser una consulta psicológica. Incluso, varias de las líneas de Brandoni son las que pretenden ser las pistas que den sentido a la historia (“La clave del éxito no es saber qué se hace bien sino qué es lo que uno hace mal”). Drexler se destaca por su naturalidad, al punto de que uno se olvida totalmente de su rol como músico, compositor y cantante, y en cambio lo percibe como un perfecto representante de un hombre maduro y algo perdido, capaz de añadir un toque de humor sarcástico a esta comedia romántica. Sin embargo, la película desencanta por la falta de conflicto. Gloria y Uriel vuelven a ser pareja fácilmente y la mentira en la que se basa su reencuentro (Uriel le dice a Gloria que él es quien traerá de regreso al aclamado grupo la Trova rosarina) no alcanza a suscitar mayores obstáculos entre la pareja, haciendo que aunque la película se deje ver y sea amena, no sea precisamente la obra maestra de Burman. Daniel Burman es reconocido por ser un representante de la nueva ola del cine argentino. A pesar de que su largometraje El abrazo partido (2004) ha sido aclamado por la crítica y se le reconozca por películas como Esperando al mesías  (2000) y El nido vacío  (2008), sus más recientes obras carecen de la fuerza de las primeras. En particular, La suerte en tus manos  pareciera desaprovechar su reparto y el potencial de la historia. La magnífica Norma Aleandro representa fugazmente a Susan, la madre de Gloria. Pero aunque la reconocida actriz interpreta un par de líneas interesantes, particularmente cuando habla de su relación con su ex esposo, es una pena que su actuación pareciera desconectada del hilo conductor, cuando podría ser clave para entender la vida amorosa de Susan. Incluso la idea de que la suerte la construye uno mismo es interesante, pero tampoco se explota lo suficiente en los juegos de póker de Uriel ni en la película en general. Al final uno siente que el protagonista podría o no haber construido su futuro y aunque Burman intenta crear un momento epifánico en el que Uriel toma las riendas de su vida, la escena resulta algo llana y sin vida. Definitivamente La suerte en tus manos no es la película para conocer el trabajo de Burman pero sí para ver el debut de Drexler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada